Historia de la publicidad programática

La publicidad programática se enfoca en ofrecer, a cada usuario/consumidor, aquellos anuncios adaptados a sus gustos, deseos y necesidades en el momento idóneo. Todo ello, a través de algoritmos y nuevas tecnologías. En Proyecto 51 te contamos parte de la historia de la publicidad programática.

Cada vez la forma y los hábitos de consumir están cambiando y, en la actualidad, se basa en configurar campañas personalizadas para cada individuo. Todo ello, en lugar de un único anuncio para un público masivo, cómo se venía haciendo hasta hace unos pocos años.

La idea de este tipo de publicidad es llegar al “target perfecto”. Ya no se busca el perfil del consumidor ideal, sino en categorizar al público por segmentos de gustos, factores sociodemográficos.

Ventajas de la publicidad programática

  • Conectar con la audiencia adecuada en el momento idóneo.
  • Transmitir un mensaje adaptado a las necesidades y deseos del consumidor en tiempo real.
  • Aumento de la conversión a ventas. Aunque durante el proceso de compra existen numerosas métricas a analizar, las principales del embudo de conversión son las siguientes:
    • Nºclicks en el anuncio/Nºvisualizaciones.
    • Número de ventas/Nºclick en el anuncio.
    • Suma de ventas/Nºvisualizaciones .

La línea del tiempo de la publicidad programática

  • Según informaciones de IAB, en septiembre de 1993 Global Network Navigator vendió el primer anuncio clicable a una empresa de abogados de Silicon Valley (California). Un año después, en octubre de 1994, Hotwire lanzó el primer banner de la historia e inventó el término banner ad. Según se relata, el formato era tan nuevo y revolucionario que tuvo un 44% de CTR (Click Through Rate).

A su vez, los banners ads se evaluaban y medían según el número de impresiones o “visualizaciones” que generaban.

  • Tiempos atrás, para las marcas era muy difícil trackear y conocer los resultados de la publicidad que servían las webs
  • En 1996 se habían creado cientos de webs que crecían a la velocidad de la luz. ¿Cuál era el problema? Que para las marcas era muy difícil trackear y conocer los resultados de la publicidad que servían esas webs. Esta necesidad hizo que surgiera el primer Ad Network en 1998 con el objetivo de que las marcas pudieran anunciarse en distintas webs desde un mismo dashboard.
  • Posteriormente, el motor de búsqueda de Google supuso un gran cambio para la web. En el año 2000, tras la introducción del sistema de Adwords, los anunciantes podían crear anuncios de texto para insertarlos en el motor de búsqueda de Google. Se incorporaron así ad-servers mucho más avanzados que permitían medir impresiones e índices de clics (CTR) y nació el coste por mil (CPM). En este sistema una cosa estaba clara: la oferta superaba a la demanda a la par que el inventario disponible se multiplicaba.
  • Google decidió seguir con la inversión y desarrollo de este modelo hasta el año 2003, cuando se creó AdSense. ¿Cuál era la innovación? Que ahora las marcas podrían acceder a todo el conjunto de la web con el propósito de anunciarse. Paralelamente, este ecosistema publicitario precisaba estandarizar los formatos de los anuncios. Algo que consiguió IAB en 2004. Entretanto, la publicidad en vídeo se unió a este cambio cuando Google adquirió YouTube en 2006 y Facebook le siguió de cerca empezando también a servir publicidad en su plataforma. Algo que explotó definitivamente con la democratización de los smartphones.

Más cerca de nuestros días

  • Ya para el año 2010, la compraventa de medios online se estructuró de otro modo y surgieron nuevas tendencias. Poco a poco, las agencias de medios evolucionaron con tal de dirigir una parte de la inversión online de los anunciantes. El SEM facilitó el modelo de pago por clic (CPC) y fueron apareciendo nuevos modelos como el CPL (coste por lead), CPV (coste por visualización) o CPA (pago por adquisición).
  • Luego el incremento de la eficacia publicitaria permitió sustraer información cualitativa (targeting comportamental)
  • El incremento de la eficacia publicitaria permitió sustraer información cualitativa (targeting comportamental), por lo que las marcas se empezaron a interesar cada vez más por adquirir audiencias y medir su ROI. De este modo, las costumbres fueron cambiando al tiempo que también cambió la forma de consumir medios.
  • La inversión publicitaria ha experimentado una progresión continua a lo largo de los años y, por consiguiente, lo ha hecho la compra programática. Esta es una alternativa cada vez más segura cuando se trata de la compra de espacios publicitarios.

Fuentes: Economipedia y ReasonWhy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *